Muestra Audiovisual Aragonesa

Road movies

Road movies

Miércoles 17 diciembre, 19 h.

Centro de Historias

Plaza San Agustín, 2. 50002 Zaragoza

(Entrada libre hasta completar el aforo de la sala)

 

PROGRAMA

Presentación y coloquio con los autores.

Lunes, de Ángel Martínez, 2014, 5 min. 20 seg. VIDEO CLIP.

Lugar de rodaje: Zaragoza.

In “Chellah”, a walk in the loneliness (un paseo por la soledad), de Luis Yrache, 2014, 3 min. 26 seg. VÍDEO CREACIÓN.

La antigua zona de Chellah es un lugar lleno de misterio, superpoblado de cigüeñas enormes. La absoluta falta de seres humanos es un perfecto retrato de la soledad y conlleva ciertas sensaciones inquietantes.

Lugar de rodaje: Rabat, Marruecos.

Happy Galungan day, de Luis Yrache, 2014, 3 min. 56 seg. VÍDEO CREACIÓN.

Ceremonia festiva para dentro de la cultura Hindú de la isla de Bali en la que se realiza una “matacía” del cerdo, similar a la que se puede ver en muchos pueblos españoles. El pato es el otro gran protagonista gastronómico de la fiesta, en la que, con sus mejores galas, mujeres y hombres se reúnen para cocinar, comer y celebrar.

Lugar de rodaje: Bali, Indonesia.

Huidas, de Mercedes Gaspar, 2014, 90 min. FICCIÓN.

Lugar de rodaje: Segovia, Madrid, Albacete, Ríofrío, Pozo Lorente, Alcalá de Júcar, Valdeganga, Jorquera, Cenizate, Chinchilla.

China, apodo cariñoso que le puso su progenitor, es una joven fotógrafa norteamericana, de origen hispano-chino, que vuelve a España para el entierro de su padre. En crisis por la pérdida de su familia, emprende un viaje sin sentido, que luego ira descubriendo, en su memoria, que es el mismo que hizo en su infancia. En esa huida, ella va descubriendo el dolor que le causó la separación de sus padres, y como ella se alejó de su familia, y ha ido evitando el sufrimiento en su vida. Su sentido de culpa por la relación con su padre, se va liberando. En su viaje exterior le suceden un sinfín de aventuras, y sucesos terribles, y encuentra viajeros que la ayudan, o la guían. Ella va reencontrando sus raíces en la tierra y en el ser humano, más allá de culturas locales o nacionales. Después de su agresión, China, encuentra en la residencia para mujeres maltratadas, gente que ha sufrido lo inimaginable. En ese lugar conoce a Caddy Adzuba (la periodista de la República del Congo) y se hace con buenos amigos. Ella decide seguir la vida, superando sus problemas, y ayudar a otros. Se vuelve un personaje más activo. En el final de su viaje, tras superar peripecias, y encontrar nuevos amigos, perderlos, y reencontrarlos. Ella ya tiene una nueva familia, que da sentido a su vida, y su propia obra se ve enriquecida por ello, pero antes de terminar su proceso debe realizar una exposición nueva que se llama “Rituales funerarios de los muertos recientes”, para terminar con la presencia de la muerte, y que cierre su crisis por la pérdida de su familia.

Texto de su autora (Mercedes Gaspar)

El título responde no sólo a las huidas físicas del personaje, sino también a las mentales. Tiene que ver con todos esos bloqueos emocionales, que ella ha puesto para evitar el dolor, pero que sólo lo desplazan. China sólo madurara enfrentándose a sus “huidas”, y al mismo tiempo será su “huida” física, quien determinará el cambio en su vida.

La historia parte de un estilo, que empecé en el cortometraje “El derecho de las patatas” , y que quiero continuar en mis siguientes largometrajes “Amor a muerte”, y en la adaptación de “La vida es sueño”, que llamo “degénero”, en él se rompen las normas de los géneros, se revisan, y se entrecruzan, conjugándose cualquier recurso de otro arte, industria o medio: televisión, teatro, cuento, poesía, fotografía, video-arte, documental, animación. Es esa mezcolanza de órdenes, representaciones, géneros, y estilos, y su ruptura en ellos, su degeneración, su característica principal. Las historias tienen siempre la visión externa, y la interna, y también pueden tener una multiplicidad de puntos de vistas, de otros personajes. Se da entrada a la vida en todos los seres, animales, humanos, plantas, objetos, espíritus, o seres del universo. Y a veces, pueden intervenir personajes reales en su propio nombre, o los podemos recrear. Aquí hemos recreado a Caddy Adzuba, la periodista que lucha por mejorar las situación de las mujeres en el Congo, sometida a la violencia sexual. Mi idea, en un principio, fue traerla para que hiciera de sí misma, pero al final, desistí por la falta de dinero, y por la complicación. El encuentro surgió cuando nos encontramos en la reunión de mujeres, el club de las 25, invitada por Isabel Betina Caparrós, y en la que coincidí con Ouka Lele. Las dos, le pedimos permiso para contar su historia. Barbara Allende realizó su video-arte “Porquoi”, y una gran instalación, y yo cambié una de las historias de la película e incorporé su testimonio y su figura ficticia.

Huidas es un cuento, es una película de carretera, y es de también de aventuras, es una tragicomedia (cercana más al mundo del teatro barroco en escenarios románticos: grutas, abismos, desierto) . Es decir mezcla sobre todo cine, teatro, literatura y arte. Y dentro del cine, aventuras, comedia, fantástico, road-movie, drama. Y en la literatura entra dentro de un realismo mágico. Su origen es un cuento, un relato de viaje, al estilo de la Odisea, del Amadís de Gaula, del Quijote, o del “El manuscrito encontrado en Zaragoza”. De hecho, cada uno de los personajes que van apareciendo en el relato tienen una función de guía, en ese laberinto emotivo y de maduración del personaje. En su escritura pensé mucho en el film de culto: La noche del cazador.

El arte está presente porque China, es fotógrafa, y de ahí el comienzo de su exposición, en la que se mezcla performance, y dentro de él, el circo. La idea final es que hiciera un video-arte, y al final se simplificó volviendo a sus fotografías. En el film hay tres viajes, con su evolución: el externo con sus peripecias dentro del mundo real, el interno (su maduración y resolución de conflictos del personaje) y el de su mirada como autora artística.

A veces, se ha utilizado recursos teatrales, los actores están atrapados en espacios inmensos y al mismo tiempo reducidos. Al pié de una garganta, debajo de un puente, en una cueva, en el desierto, en el bosque. Toda la película es al mismo tiempo una huida y una cárcel, y siempre una representación. El juego de la representación es permanente. En el barranco, China encuentra a un mendigo que está mirando al fondo, como perdido, sentado como en un teatro, contemplando ese espacio de la naturaleza, como otros verían una película. Ella le acompaña en ese ver a lo lejos, e intenta entablar una conversación, que se convierte en un imposible por la diferencia de idiomas. Los momentos dramáticos están jalonados de entradas de comedia absurda, surreal, o negra, o de elementos de otro género, es cómo si metiéramos un serrucho, o un hacha sobre el drama y los momentos líricos.

La película, en un principio tenía también partes de documental, pero al final esa parte ha ido configurándose en un proyecto externo, el documental “Rituales funerarios de los muertos recientes”, nombre que también tiene la exposición de China en la película, que se trasladado de la pantalla a la realidad, y se estrenó en Madrid y Zaragoza hasta el momento, y que esperamos que acompañe a la película en su distribución.

Huidas es el último film que rodó Angel Alcázar, inolvidable galán protagonista de “Ultimas tardes con Teresa”, y que recordamos también como el marido torero de Victoria Abril, en “Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto”. Su papel aquí es el del progenitor de China, la protagonista de la película.

 

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers