Muestra Audiovisual Aragonesa

Culpable para un delito

Culpable para un delito

Domingo 14 diciembre, 19.30 h.

Fundación Caja Inmaculada

Paseo Independencia, 10, 50004, Zaragoza

(Entrada libre hasta completar el aforo de la sala).

 

Zaragoza, territorio de cine

Culpable para un delito, de José Antonio Duce, 1966, 91 min.

Presentación y coloquio con José Antonio Duce (director), Luis Antonio Alarcón (crítico cinematográfico) y Francisco Javier Lázaro (historiador de cine)

 

CULPABLE PARA UN DELITO

Dirección: José Antonio Duce

Guión: Emilio Alfaro , José Antonio Duce (Historia: Emilio Alfaro)

Música: Antón García Abril

Fotografía: Víctor Monreal (B&W)

Reparto: Marcelo Arroita-Jáuregui, Perla Cristal, Adriano Domínguez, José Luis Lespe, Dina Loy, Hans Meyer, , Yelena Samarina, Manolo Rotellar.

Productora: Moncayo Films

Género: Drama, Negro.

Un centenar de personas jura que Martín Baumer, antiguo boxeador caído en el olvido, ha asesinado a su viejo amigo Horacio Ridakis de una puñalada por la espalda en las escaleras del metro. Martín sostiene que es inocente y, durante su conducción al juzgado, se evade. Una gran ciudad engulle al fugado. La policía inicia la caza del hombre. (FILMAFFINITY)

 

duce

José Antonio Duce, además de fotógrafo, faceta en la que ha tenido los más altos reconocimientos, también ha sido un hombre de cine. Desde su afición cinéfila, que le hará poseedor de una gran cultura cinematográfica, se inicia en los ambientes cineclubísticos zaragozanos de principios de los cincuenta: en los Cine Clubs SEU-DEN y Saracosta, como promotor de actividades divulgativas (proyecciones, conferencias, cursos) propias de estos centros, y luego como directivo de los mismos. Gracias a estas iniciativas trabará amistad con otros autores que, con el tiempo, serán los grandes nombres del cine amateur aragonés, como José Luis Pomarón, Emilio Alfaro, Luis Pellegero, Antonio Artero, José Antonio Páramo, etc.

Dado su personalidad creativa, pronto toma parte activa en la realización de películas. Además, suya es la primera voluntad seria de formar una productora cinematográfica que acometiese proyectos de carácter industrial y comercial en Aragón. Así nace Lagramon Films, a finales de los cincuenta, en la que Duce asume la dirección de fotografía, en films como Estupefacientes, Prohibido fumar y La huida, siendo el realizador de todos ellos José Grañena.

Trabajo que seguirá desempeñando, en los años sesenta, llegando a a asumir las tareas de dirección en sendos cortometrajes documentales: desde Zaragoza, ciudad inmmortal (1961), producido por Leda Films, junto con Campos de España, Huesca, Ordesa, El románico en el Alto Aragón y A través del Pirineo, éstos últimos para la firma madrileña Intefic.

Poco después, junto con Pomarón, Víctor Monreal, y otros nombres significativos del panorama audiovisual zaragozano de aquellos años, se embarca en la aventura de Moncayo Films, una productora que, dentro de una estructura industrial, trata de hacer films de calidad con una orientación eminentemente comercial, como denuncian sus ambientaciones cosmopolistas y la adscripción a la denomina “política de géneros”. Previamente a la confección de los largometrajes, participa, como director de fotografía, en varios cortometrajes financiados por la firma: El Duero nace en Soria, Cualquiera tiempo pasado (1962), de José Luis Pomarón.

Centrados ya en los trabajos de ficción, debemos citar Muere una mujer (1964), de Mario Camus, o El rostro del asesino (1965), de Pedro Lazaga, sin perder de vista la dirección de Culpable para un delito (1966).

Francisco Javier Lázaro (historiador de cine)

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers